Máximo Campos Leyba

Máximo Campos Leyba
Creo que todos nacemos con alguna capacidad que nos sale sin demasiado esfuerzo, en mi caso es el dibujo.
En mi infancia, dibujar era sinónimo de jugar. Pasaba las horas copiando imágenes de libros o inventando jugadas de fútbol.
Mis maestras paseaban por las aulas conmigo para mostrar los dibujos que yo hacia ( esta era una situación muy vergonzante debido a mi timidez)
Imagínense, con siete años y todas las miradas puestas en mi. La exposición era enorme para alguien que no estaba preparado.
Llega el colegio secundario y si bien mis dibujos me sirvieron para destacarme ya nada era lo mismo ( nadie paseaba mis cuadernos por ninguna parte)
En mis estudios universitarios sin duda las dotes del dibujo me allanaron el camino (estudie y me recibí de arquitecto)
Con el tiempo fui venciendo esa timidez a la exposición aunque nunca se triunfa de forma definitiva.
La exposición en el arte es una situación cotidiana pero no por eso poco compleja. Cuando se expone alguna obra, el artista esta allí ( en su obra) desnudo.
El espectador, el publico que observa, se hace cómplice del mensaje del artista, pero muchas veces sucede que la obra adquiere vida propia y habla de cosas que su creador no quiere contar o no sabe que esta contando.
Tal vez esa sea la búsqueda, que alguien nos ayude a encontrar lo que uno por si mismo no puede.
Hace quince años que soy ilustrador profesional y formo parte del staff de ilustradores de la revista Gestión.
Gracias a esta publicación cuento con mas de mil trabajos publicados en casi todos los países de habla hispana y Brasil.
También he publicado ilustraciones en libros de cuentos para niños y guías de apoyo docente.
Máximo Campos Leyba